Saca partido al sol… ¡Sin dejarte la piel en el intento!

Con la subida de las temperaturas nos apetece estar más rato al aire libre, pasear, tomar el sol, practicar deporte… Tomar el sol tiene sus pros y sus contras, si quieres disfrutar este verano de los beneficios de él,  ¡Protégete!

El sol es fundamental para la vida. En pequeñas dosis, tienen un efecto beneficioso en:

  • Estado de ánimo: El sol puede ser un remedio excelente para algunas formas de depresión estacional.
  • Síntesis de vitamina D, que es indispensable para fijar el calcio en nuestros huesos. Para disfrutar de estos beneficios, son suficientes 15 minutos de exposición solar al día.
  • Favorece la circulación sanguínea.
  • Mejora el aspecto de eccemas, acné y psoriasis.

A dosis altas puede tener efectos dañinos sobre nuestra piel.

  • Quemarnos.
  • Padecer envejecimiento prematuro de la piel.
  • Desarrollar un cáncer de piel.
  • Padecer enfermedades pigmentarias de la piel.

Por tanto debemos utilizar cremas con factor solar siempre que vayamos a estar expuestos a las radiaciones. Elegiremos un factor acorde a nuestro fototipo de piel (ver cuadro inferior) y nos lo aplicaremos varias vece al día. En la farmacia disponemos de varias presentaciones según tus necesidades.

  • Cremas: Aportan un extra de hidratación a la piel, cubren más (porque solemos ponernos más cantidad) que las otras presentaciones.
  • Sprays: Menos hidratantes que las cremas. No dejan sensación pegajosa. Los puedes encontrar en textura leche, son emulsiones blancas, o trasparentes, ideales para zonas con vello o personas que sudan.
  • Aceites: Aportan una hidratación media a la piel (estaría entre las cremas y los sprays) dejan una película brillante, ayuda a broncearse antes.
  • Gel: Sensación muy ligera, suelen ser texturas transparentes. Ideal para deportistas, aguantan el sudor y el agua. Ideales para personas con vello.
  • Stick: Es un formato barra, muy cómodo para aplicar repetidamente sobre, manchas, cicatrices, lunares…
  • Niños: Los protectores solares de niños, tienen un par de diferencias con los de adultos, la primera es que aguantan más baños (baños más prolongados) y la segunda es que no llevan ni perfumes , ni parabenos.

images

¿Qué es el factor de protección solar (FPS)?

El FPS es un índice que nos indica cuanto tiempo podemos estar expuestos al sol sin sufrir ningún problema derivado de él.

Por ejemplo, si una persona puede exponerse al sol durante 10 minutos sin padecer envejecimiento ni quemaduras, un FPS 15 le protegerá del sol durante unos 150 minutos (10×15) Lo que necesitamos es saber calcular nuestro FPS más adecuado, para ello debemos saber nuestro fototipo.

sesderma

Recomendaciones:

  • Aplicar el protector solar 30 minutos antes de la exposición solar, y renovar a menudo.
  • Repetir las aplicaciones después de cada baño.
  • No exponerse en los horas centrales del día.
  • No exponer a bebés menores de 2 años.
  • No llevar ni perfumes ni maquillaje, pueden manchar la piel.

Y dicho esto… ¡A disfrutar del verano!